0

Carrito

0
Subtotal: 0,00

No hay productos en el carrito.

CARRITO

Ramón Roqueta Segalés llegó a la Terra Alta guiado por la su pasión por la garnacha y su olfato para encontrar el paisaje donde esta variedad se expresara en su mayor plenitud y en 2007 dio a luz LaFou Celler, una bodega en pleno casco antiguo de Batea que se abastece de 15 hectáreas de viñedo en propiedad localizadas en fous i gorges por donde antiguamente transcurría un río. Una formación natural que determina el paisaje de este remoto rincón de la Terra Alta y que inspira el nombre de esta joven bodega.

Nutriéndose de la ilusión, el amor por el vino y el orgullo por el trabajo bien lo que contagia a la familia Roqueta, en pocos años LaFou Celler ha logrado situar sus vinos entre los más valorados de la Terra Alta y reafirmar su compromiso por las señas de identidad de esta comarca sin renunciar a la vocación cosmopolita propia de una bodega nacida en el siglo XXI.

Constituida como denominación de origen en 1972, las 8.200 hectáreas de viñedo de la DO Terra Alta se sitúan al oeste de la provincia de Tarragona, repartidas en 12 municipios, en un paisaje muy propio de las tierras interiores cercanas al Mediterráneo: bosques de pino y encinas, pequeños ríos, aserrados calcáreos, montañas rocosas y terrazas en las que el hombre se ha consagrado, desde tiempos inmemoriales, en los mismos cultivos: almendros, viñedos y olivos.

Los suelos son, en general, pobres en materia orgánica y ricos en roca caliza. Los más singulares son los formados por dunas fosilizadas, de textura arenosa, conocidos en la comarca como “tierra de panal”.

El valor, el esfuerzo y también la sabiduría de estos viticultores es, al fin y al cabo, lo que distingue la Terra Alta e imprime valor a los sus vinos, que han encontrado en la familia de las garnachas especialmente en la garnacha blanca un estandarte diferenciador que hoy esta DO luce como bandera.

Las 15 hectáreas de viñedo de LaFou Celler están situadas en el Mas Gabrielet, una propiedad que extiende sus 60 hectáreas de terreno al norte del municipio de Batea, en el umbral de la frontera de Aragón.

Los viñedos están plantados en terrazas naturales localizadas en las fous (gorges) formadas por el antiguo caudal de un río, actualmente subterráneo. Se sitúan entre 320 y 370 metros de altitud, en la santo de la Terra Alta orientada a poniente, de espaldas al mar, cosa que favorece su insolación y ventilación.

El clima mediterráneo, con una fuerte influencia continental, marcado por la escasa pluviometría, muchas horas de sol y una amplia oscilación térmica entre el día y la noche y la influencia de dos vientos, la garbinada y el cierzo, permiten preservar la uva sana en el viñedo y realizar la vendimia cuando la fruta llega al grado de madurez óptimo.

Los suelos de Mas Gabrielet son predominantemente calcáreos, de textura arcillosa y franco-arcillosa, aunque en algunas zonas se distingue el “panal” (duna fósil) y en otros aparecen cantos rodados. La composición varietal del viñedo se reparte principalmente entre garnacha tinta, blanca, syrah, morenillo y mazuelo, además de macabeo y algunas parcelas plantadas con variedades experimentales (morenillo y mazuelo). Las cepas más antiguas (40-60 años) son de garnacha tinta; los de garnacha blanca tienen una media cercanaana de 40 años, mientras que los de syrah se plantaron hace entre 10 y 15 años.

En este marco, LaFou Celler lleva a cabo vendimias rigurosamente manuales, con el fin de seleccionar minuciosamente la uva para obtener su mayor concentración y calidad.

Ir arriba