0

Carrito

0
Subtotal: 0,00

No hay productos en el carrito.

CARRITO

Joan Soler decide plantar 2,5 ha de viñedo en Navàs, zona norte del Pla de Bages, entre el año 2009 y el 2010, repartidas entre las variedades mandó, sumoll negro y cabernet sauvignon. La intención de esta combinación es desarrollar el aprendizaje de las dos variedades locales, asegurándose, en sus inicios, de hacer coupage con el cabernet para ayudar a hacer más comercializado los vinos que puedan salir. El proyecto ha contemplado, también, el cultivo de un viñedo de sumoll a 6.000 cepas/ha, densidad a la que se habían plantado en el pasado y que doblará el actual marco de la zona cultivada.

Desde el año de preparación de plantación del terreno la viticultura es ecológica, aunque sólo certificada a partir de noviembre del 2010. Desde el año 2011, se empieza a trabajar con los ritmos y preparados biodinámicos tanto en la elaboración del mismo compuesto como por a la fertilización y equilibrio del cultivo. No es el objetivo, aunque tampoco se descarta la certificación Demeter, cuando se sienta que el andar biodinámico esté presente en los viñedos.

La bodega es una nave agrícola readaptada de 90 m2, sin más ambición que dar cobijo a los 5 depósitos y una pequeña nave climatizada de barricas y «botellero» que permitan empezar, pero dando toda la importancia al trabajo del viñedo.

La idea es basar los vinos en coupage de estas variedades en los inicios, para posibilitar, en el momento de tener garantizada la continuidad de una calidad esperada, la aparición de vinos con presencia varietal exclusiva de mandón y sumoll negro.

Ir arriba