0

Carrito

0
Subtotal: 0,00

No hay productos en el carrito.

CARRITO

En 1987, Joan Badell Badell, seducido por un trocito de tierra familiar y misterioso que le enamoró, empezó a embotellar los primeros vinos y en plantar los primeros viñedos. Años después, en 1999, su hijo, Raimon Badell Rosés, estudiante de enología y colaborador en todas las tareas de la propiedad, emprende la reconversión de la totalidad de la finca al cultivo ecológico con algunas prácticas propias de la biodinámica. Raimon es uno de aquellos viticultores que viven en el campo, en el viñedo, y luchan por
conseguir sus objetivos, consciente de que el protagonista absoluto es la uva. Raimon despertó la finca, que había estado durmiendo desde finales del siglo XIX y la despertó respetando las características del paisaje dentro de un marco de cultivo sostenible y respetuoso con el medio ambiente y ahora vuelve a fluir el aroma de vino en toda la propiedad.

La pasión le viene del padre, del que heredó el oficio, y el resto es una historia sincera de amor con el mundo del vino. De espíritu inquieto, en terminar los estudios trabajó en diferentes regiones vinícolas de todo del mundo y es en esta experiencia donde se contagió del sueño de embotellar vino de su tierra. 
¿Se le deben a ver acabado los sueños o nos volverá a sorprender pronto?

Ir arriba