La finca del Terrer es una finca que pertenece a nuestra familia desde hace más de 100 años. Los vínculos entre los viñedos y nuestra familia comienzan en 1989 cuando Joan Maria Morell decidió plantar las primeras cepas de Garnacha y Cabernet Sauvignon. Por eso hemos querido embotellar este trozo de tierra puramente mediterráneo: nos convertimos así en puros transmisores de la personalidad de un terror singular formado por el suelo de lumaquela y proximidad al mar Mediterráneo de sólo dos kilómetros.

El Terrer ocupa siete hectáreas de tierra en unos cultivos situados al sur del área histórica de Tarragona, dentro del término municipal de Vila-seca. Nuestros viñedos se alzan a 40 metros sobre el nivel del mar ya tan sólo dos kilómetros del Mediterráneo, por lo que disfrutamos de un clima con abundantes días soleados y de unas suaves brisas marinas.

Los suelos ofrecen en cada cepa del Terrer su propio carácter a partir de la personalidad del terreno, ya que gran parte de nuestra finca tiene suelos de lumaquela: una roca formada por la sedimentación de moluscos fósiles formados en el cuaternario con materiales resultantes de la inundación de fondos fluviales y marinos, que abarcan un período que va del Pleistoceno (2,59 millones de años) hasta el Holoceno (10.000 millones de años). Destaca su carácter cálcico con abundante presencia de carbonatos. Esta peculiaridad influye decisivamente en el aporte mineral del terruño por la solera marina acumulada durante millones de años.

Vinyes del Terrer es la consecución de un binomio entre el viñedo y el hombre, el cual nos da fruto anual de 60.000 botellas únicas. Combinamos tradición y modernidad utilizando maquinaria de última generación.

Contamos con una simple pero rigurosa forma de elaboración de nuestros vinos, concentrándonos en todos los pequeños detalles: vendimia manual, reducción de la temperatura inicial de la uva antes de procesarla o una diligente selección manual. Todo ello combinado con una producción que limita el uso de fitosanitarios para encaminarnos hacia la agricultura ecológica certificada a partir de la añada 2019.

Scroll al inicio