0

Carrito

0
Subtotal: 0,00

No hay productos en el carrito.

CARRITO

El excepcional es un proyecto constituido por tres jóvenes amigos; Pol Cubells, Clara Rius y Dani Jiménez, con una formación multidisciplinaria en enología, viticultura, gastronomía, diseño, fotografía y filosofía, entre otros. Amantes de la viticultura, el vino, el Priorat, su gente, su historia, su patrimonio cultural…

Actualmente están instalados en el Priorat, en el pueblo de Poboleda, donde tienen raíces familiares con más de 5 generaciones de antepasados viticultores y toneleros.

Sus fincas se ubican en el norte de la comarca, bajo las paredes imponentes de la sierra del Montsant, la zona más fresca del Priorat, con mayor altura, temperaturas más bajas, más pluviometría, humedades y la influencia marina que penetra por el Coll de Alforja.

Estos parámetros repercuten muy positivamente en la viña y la uva, presenta estas maduraciones más tardías, progresivas y equilibradas, y en consecuencia se obtienen vinos con parámetros químicos como por ejemplo grados alcohólicos más bajos, acideces más altas y características organolépticas más frutales, florales, minerales… en definitiva, vinos más frescos que encajan con la demanda actual del consumidor y lo refinamente de la gastronomía; según su criterio, es la zona del futuro del Priorat.

 

L’Excepcional nace de la idea de identificar fincas con un carácter único, ya sea por sus variedades antiguas en peligro de extinción, el terroir, la orientación u otros parámetros que la convierten en un viñedo excepcional.

Posteriormente, durante los años necesarios, han aplicado un trabajo manual, minucioso, de rejuvenecimiento de la viña, han regenerado su ecosistema hasta llegar a un equilibrio, momento apto para realizar una microvinificación de parcela.

Esta línea de microvinos la llaman Joyas del Priorat. Han elegido grano a grano para obtener una vendimia de alta calidad y un estado sanitario impecable para poder trabajar en bodega con dosis de sulfuroso bajísimas y con fermentaciones espontáneas llevadas a término por los microorganismos autóctonos.

No sólo pretenden que la finca y el vino sean una joya, sino también la botella y su comunicación. Cada etiqueta utiliza un material que hace referencia a alguno de los rasgos característicos de la joya en concreto. Trabajan con tapón de corcho catalán, por su gran calidad, y todos los elementos que le rodean provienen de empresas y producto local catalán, en conjunto un proyecto con carácter autóctono y el mínimo impacto medioambiental.

Esta línea de vinos pretende mostrar de la forma más honesta la esencia de cada parcela seleccionada, acompañando la añada sin alterarla. Al tratarse de un proyecto con tanto de carácter autóctono, sentido de pertenencia y recuperación de patrimonio cultural, no se podía iniciar en ningún otro sitio que en Bodegas Escaladei, centro neurálgico y origen histórico del vino en Priorat y en Cataluña.

Ir arriba